domingo, 26 de enero de 2014

LOS MACCHIAIOLI.

Buenas tardes, de nuevo en contacto para hablar un poco de arte, y hoy, sigo con la pintura, aunque evidentemente, desde otro punto de vista y de otro movimiento pictórico.
Gracias a la Fundación Mapfre en colaboración los Museos de Orsay y L´Orangerie, en Madrid y hasta el passado 5 de enero, hemos tenido la oportunidad de contemplar una exposición de una serie de jóvenes pintores que, allá por el año 1855, y en Florencia, se opusieron a la pintura académica, aquella que se realizaba en lugares cerrados, y se inclinaron por una pintura que se realizaba al aire libre. Evidentemente y toda vez que, los lienzos se situaban en plena naturaleza su formato no podía ser muy grande (inconvenientes del traslado de un lado a otro), sino que eran de pequeño tamaño, lo que no les quita, en absoluto, valor artístico.
Este grupo de artistas fueron conocidos con el sobrenombre de LOS MACCHIAIOLI, pues llenaron sus lienzos de una impresionante visión de la campiña toscana, mediante la yuxtaposición de manchas de color (de ahí, su sobrenombre, pues macchiaioli, significa manchistas). Esta corriente artística agrupó a numerosos pintores, y su influencia, tanto dentro de su pais como en el extranjero fue importante.



Entre los miembros de LOS MACCHIAIOLI podemos citar a Giovanni Fattori, Silvestro Lega, Telémaco Signorini, Giuseppe Abbati o Giovani Boldini, contando con el mecenazo de Diego Martelli.

El mecenas Diego Martelli retratado por Federico Zandomenegui

Este grupo de jóvenes artistas que encontraron en la naturaleza viva su lugar de trabajo, tenían por costumbre reunirse en el Cafe Michelangiolo, en el que se congregaban no sólo los propios florentinos sino también los procedentes de otros paises, que compartían el tecnicismo de esta pintura.


El campo italianao despues de la batalla de Magenta (Giovanni Fattori)


Así, y gracias al contacto directo con la naturaleza, el interés de este grupo de pintores se centró en el color y la forma en que la luz nos da una visión de la realidad.

El canto del Estornino. Silvestro Lega

Niña que escribe (Telémaco Signoriri)

Como bien podemos comprobar la obra de LOS MACCHIAIOLI está llena de luminosidad y capta con una sensibilidad especial la naturaleza, dándole al color un protagonismo, protagonismo que los impresionistas también supieron dar a sus creaciones, ese toque especial que invita al disfrute de la naturaleza y que ensalza los sentidos.

The Hammock (Giovanni Boldini)


CONFIO Y ESPERO SINCERAMENTE QUE "LOS MACCHIAIOLI" NO OS HAYAN DEFRAUDADO.
NO OBSTANTE, TAMBIEN NOS REGALAMOS LA TARDE CON UN POEMA DE MARIO BENEDETTI
BENDITA BELLEZA 


VERDES.-
Defienden las praderas
la verde mar la selva
las alfombras de césped
las hiedras trepadoras
la amazonia humillada
la sombra de los pinos
coleccionan sus glaucos
desde el verde botella
hasta el verde esmeralda
se atiborran de tréboles
cultivan la esperanza
y particularmente
espían a muchachas
tiernas y de ojos verdes
después de todo y pese a todo
los viejos verdes son los únicos
ardientemente ecologistas.
                              MARIO BENEDETTI.

Fuentes: Tendencias del Mercado del Arte (con total agradecimiento) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario