martes, 29 de septiembre de 2015

Les Surfs - Tú serás mi baby (En español)

Buenas noches.
Tú serás mi baby.
No te quepa duda.
Bye, love.

DAVID DOUBILET: MARAVILLOSO GRAN AZUL.



Buen día.
Nos adentramos, y digo, nos adentramos en una experiencia que hasta el momento no he desarrollado en este nuestro blog, y es llevar a cabo una aventura submarina, y para ello nos servimos del calificado como mejor fotógrafo submarino del mundo David Doubilet.





La fotografía es una disciplina artística que he cultivado frecuentemente, mas jamas, hasta el momento en un medio acuático, hoy, por primera vez, nos sumergimos en el mar, en ese mas que impresionante mar azul, que para los que lo conocemos, en el día a día, nos supone algo imprescindible en nuestras vidas. Quien conoce la esencia de vivir al lado del mar, no podrá jamás desprenderse de esa sensación; es mas, se convierte en una adicción. Sin mar, no hay vida.






David Doubilet es quien nos va a servir de capitán en esta singladura y espero que disfrutéis como "peces en el agua".

Adelante, pues.




David Doubilet nació en Nueva York en 1946, y vive en Clayton, Nueva York, está considerado como el mejor fotógrafo submarino del mundo, pues sus imágenes nos reflejan ese mundo tan maravilloso, de forma única y exclusiva, en el que la ciencia, el arte y el ensueño nos ofrecen escenas que vienen a mostrarnos cuanto de excepcional, de fantástico y de singular existe en las profundidades del gran azul.



"Creo que es algo precioso. A mí me encantaba cómo se veía el agua cuando era niño. Desde dentro, miraba a la superficie y la veía como un espejo, era como una superficie de mercurio, como una ventana donde lo que veías al otro lado era un cuadro de Picasso, con sus formas cambiantes. La luz se ve como una cortina de luz cuando cae el escenario"



Del todo concluyentes y definitorias las palabras con las que David Doubilet nos muestra su percepción del mundo submarino, al que con solo 12 años empezó a hacer fotografías con una cámara Brownie Hawkeye.
Graduado en la Universidad de Boston, en el año 1970, un año mas tarde vio la luz su primer reportaje fotográfico, para National Geographic, y cuyas protagonistas eran las anguilas del Mar Rojo. Es precisamente para esta última revista para la que ha realizado numerosos artículos, todos ellos con el mar como fondo. 



Y es que tanto David como sus cámaras fotográficas han conocido todas las aguas del mundo, introduciéndose en lo mas profundo del suroeste del Pacífico, Nueva Zelanda, Canadá, Japón, Tasmania, Escocia y el noroeste del Atlántico. Mas su trabajo también ha conocido de distintos ecosistemas, de entre ellos, algunos de agua dulce como el Delta del Okavango (Botsuana) o el río San Lorenzo de Cánada. Protagonistas de sus fotos son rayas venenosas, esponjas y peligrosos tiburones del Mar Caribe y, como no, distintos restos de naufragios que nos evocan recuerdos en el Pacífico Sur, el Atlántico y Pearl Harbor.
Y el hecho cieerto es que tanto trabajo ha tenido su recompensa, no solo desde el punto de vista de todos que acceden a su trabajo visual, a través de las redes sociales, un medio que, hoy en día, nos permite "estar en todas partes", sino también mediante la publicación de varios libros, entre los que destacan "Ligth in the Sea", "Water Ligth and Time", "The kingdom of Coral: Australia´s Great Barrier Reef" y "Fish Face".


En reconocimiento a su labor, David Doubilet ha sido galardonado con premios como el Premio Sara, el Premio Lowell Thomas y el Premio de Fotografía Lennart Nilsson, amén de ser miembro activo de la Royal Photographic Society y del International Diving Hall of Fame.



En el trabajo de David Doubilet es mas que conocida su técnica fotográfica de lentes separadas, la cual descubrió por error, cuando en los inicios de su trayectoria configuró mal una de sus cámaras. El resultado le pareció interesante, por lo que reveladas las fotografías se decidió por seguir experimentando con esta técnica surgida del azar, y ello le llevó a obtener unas mas que espectaculares fotos en las que la combinación de lo que se desarrolla en el mundo submarino lo mezcla con lo que ocurre en la superficie del agua.



Y, curiosamente, en mi búsqueda sobre referencias de este singular y magnífico fotógrafo, el periódico digital "El Ideal Gallego.com", con la firma de Ánxeles Penas, publicó el pasado 27 de este mismo mes, un artículo titulado "David Doubilet en Mar de Mares".
Precisamente, en A Coruña tiene lugar la segunda edición del Festival Mar de Mares, que se consolida como un encuentro educativo y artístico y en el que tienen cabida mas de treinta actividades, por las que se nos conciencia sobre la importancia del ecosistema marino y de su belleza. En una de las muestras, la del Kiosko Alfonso, se nos ofrecen una serie de fotografías de David Doubilet, en total mas de cien imágenes, recogidas a lo largo de la vida de este genial artista, y cuyo protagonista es el mar y todas las criaturas que desarrollan su vida en sus profundidades, destacando el maravilloso azul noche, el cobalto oscuro, los celestes, así como todos los tonos luminosos que podemos y conocemos nos ofrece el mar.


Aquéllos que estéis próximos a la ciudad de ACoruña, tenéis una mas que deliciosa oportunidad de deleitaros con la fotografía de este mago de la fotografía marítima y para los que nos coge un poco lejos, pues no cuesta nada "bucear" en internet, partiendo de la información que os he proporcionado y descubrir mucho y bueno de David Doubilet, maestro de una técnica insuperable y que seguro que será un mas que singular descubrimiento para muchos.
La fotografía, fundamentalmente, abunda en temática que reflejan actos, personas, movimientos, estados, pero, son pocos aquéllos para los que la fotografía supone sumergirse en las profundidades de un mundo que nos es hasta cierto punto desconocido, al no ser nuestro habitat natural.



Demos paso, pues, al universo de David Doubilet, plagado de formas inéditas, momentos únicos y fascinantes criaturas....., todo ello recogido en fabulosos enfoques, con luces portentosas, que nos transporta a mundos lejanos y nos hace ver la luz y el color con otros ojos.


BUEN DÍA A TODOS


Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes

Fuentes. Wikipedia.
National Geographic.
Fotógrafos en la red.
El Ideal Gallego.com






domingo, 27 de septiembre de 2015

David Feito - Vapor (Videoclip Oficial)

Buenas noches.
Sencillamente, me gusta.
Por eso, porque me vale.
bye, love.

SIMON VOUET: "EL TIEMPO VENCIDO POR EL AMOR, LA BELLEZA Y LA ESPERANZA"


Autorretrato

Buen día.
El tiempo, ese que nos gustaría controlar, manipular, detener es el motivo que vamos a tratar en nuestro post de hoy, eso si, un tiempo representado por medio de las mas hermosas formas: La pintura, y de la mano de SIMON VOUET.
En el Museo del Prado de Madrid podemos encontrar esta bellísima obra "EL TIEMPO VENCIDO POR EL AMOR, LA BELLEZA Y LA ESPERANZA", un óleo sobre tela, conocido también por el nombre de "Alegoría del Tiempo y la Belleza", cuyo autor es Simon Vouet, datado en 1627 y que fue adquirido por el antedicho Museo en Londres, en 1954.




Esta deliciosa obra, nos muestra a un anciano, que personifica el Tiempo, y que aparece caído junto a sus atributos, como son la guadaña y la clepsidra (reloj de arena). La belleza está representada, evidentemente, por una mujer, que curiosamente es la esposa del artista, Virgina de Vezzo, le mantiene sujeto por los cabellos, en tanto otra mujer, alegoría de la Esperanza, amenaza a aquél con un garfío. Es una mas que singular y bella alegoría de cómo el Tiempo es deseafiado por el Amor, en un intercambio de lo que son sus papeles tradicionales. Y es que la representación del Tiempo, de su paso y de lo que significaba para la vida y la forma de concebir la felicidad, del todo fugaz, es una constante en el periodo Barroco, en una forma de darnos a conocer, de manera clara y fehaciente cuánto de transitorio existe en la vida humana y haciendo una llamada de atención a los valores que la guían en su devenir. 

Alegoría de la Paz

Alegoría de la Virtud

Su autor, Simon Vouet nació en Paris, el  9 de enero de 1590, y falleció en la misma ciudad, el 30 de junio de 1649, fue pintor del periodo barroco.
Durante la primera época de su pintura se adaptó a los cánones caravaggistas, si bien, con el tiempo fue haciendo de aquélla cada vez mas clasicista.

Diana

El Párnaso o Apolo y las Musas

Vouet pasó una gran parte de su vida en Italia, entre los años 1615 a 1627, ejerciendo como director de la Academia de San Lucas, en 1624.
Gracias Vouet debemos la introducción en Francia del estilo barroco italiano, sirviéndose para ello de la inspiración de las obras de El Veronés.

La adivina

La Riqueza

Su popularidad le llevó a ser pintor del rey Luis XIII y de Richelieu, y de su obra tenemos muestra en decoraciones importantes, como las del castillo de Chilly o el Hotel Seguier, que, desgraciadamente, el tiempo no ha conservado hasta nuestros dias. Su trabajo se dio a conocer en Inglaterra, gracias al matrimonio de Henrietta María, hermana de Luis XIII, con Carlos I de Inglaterra, por lo que fueron muchos quiénes quisieron poder gozar de una obra suya.

La Venus del Espejo

Mas la brillantez de Simon Vouet se vio eclipsada con la llegada en 1640 de Nicolas Poussin, a quien logró vencer en muchas contiendas gracias a sus mas que numerosas intrigas, y a la labor de todos los que le conocían y defendían sus posicionamientos.
Con Simón Vouet podemos encontrarnos, amén de en el Museo del Prado, en el Museo Thyssen-Bornemisza, en el que podemos admirar "El rapto de Europa".

Las Musas


Su figura fue emblemática en una época en la que, como ya he indicado, nos remite al barroco francés, cultivando la amistad de Claude Vignon, pintor también francés, y profesor de otros muchos como Valentín de Boulogne, Michel Dorigny, Charles Le Brun, Pierre Mignard, Eustache Le Sueur, Nicolas Chaperon, y otros también significativos de dicho periodo.

Venus duerme entre las nubes

La obra de Simon Vouet nos hace disfrutar de numerosos momentos, de talante mitológico, y con connotaciones históricas, en los que podemos disfrutar de ese talante caravaggista que adorna su pintura.
Es belleza, idealizada, inventada, aumentada, es obra y gracia de Simon Vouet, para el que siempre tendremos ocasión de admirar su legado. 
Y como muestra de su producción, aquí que nos deleitamos con su mas variada obra.
Disfrutadla, pues.

Saturno vencido por el Amor,
Venus y la Esperanza

BUEN DÍA A TODOS





Fuentes: Wikipedia
Museo Nacional del Prado.
Ecured.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Duffy - Mercy

Buenas noches.
Porque esta chica es de las que me gustan.
Porque me vale.
bye, love.

jueves, 24 de septiembre de 2015

LOS DUQUES DE WINDSOR.- HISTORIAS DE LA HISTORIA




Buen día.
Son muchas las ocasiones en las que, a lo largo de nuestras vidas, nos encontramos con historias que nos llaman poderosamente la atención, una veces, porque nos resultan emotivas, otras por su singularidad, y alguna que otra porque nos inspira cierto "morbo".
De la que hoy nos ocuparemos, el "morbo", con independencia de la verdad sobre su historia, juega un buen papel.
Y es de esta forma como nos vamos a adentrar en el conocimiento de lo que fue la vida de LOS DUQUES DE WINDSOR. 



Nunca, jamás, debemos renunciar a saber la verdad de hechos o acontecimientos, en los que personas de cierta relevancia, no solo desde el punto de vista de la brillantez de su personalidad, sino desde lo que nunca vio la luz, ha permanecido oculto, por intereses que, en su momento, fueron de especial importancia para el desarrollo de la Historia, con mayúsculas.
En el caso de los Duques de Windsor nos encontramos con la historia de dos personas cuyas vidas se cruzan un día, y no se separan jamás.


Aparentemente rodeados de un lujo mas que superficial, su existencia fue triste, solitaria, despreciados por aquéllos que, en principio, formaron parte de su círculo de amistades.
La historia, la verdadera historia de los Duques de Windsor tiene mucho por escribir y por conocer, así que comencemos con la imagen que, desde el inicio de su romance la prensa del corazón nos hizo llegar sobre su historia de amor y la consiguiente renuncia al trono de Eduardo VIII, por una mujer, carismática, mas, odiada por la sociedad británica: Wallis Simpson fue la amante y posterior esposa de aquél. Su "edulcorada historia de amor" llenó la prensa del corazón de diferentes rotativos no solo británicos, sino de todo el mundo. Ambos formaban una pareja muy atractiva, eran elegantes, felices, provocadores. Daban la imagen de todo aquéllo que uno quisiera alcanzar, y no puede, por su condición, por su falta de medios, por tantos y tantos motivos... Es por ello que la verdad de su historia fue muy distinta a como nos la presentaron.



Y para comenzar nos ocuparemos de Wallis, que nació en Baltimore, en el año 1895, en una familia acomodada; si bien había algo en la vida de Wallis que ésta pretendía y quiso siempre ocultar: sus padres se casaron cuando ella tenía año y medio, por lo que la pequeña Wallis fue una hija de madre soltera, circunstancia que la condicionó para siempre.

Poco después del matrimonio de sus padres, el que fuera su padre falleció, y la pequeña pasó al cuidado de su abuela, una mujer de carácter fuerte, duro, e implacable, con la que la madre de Wallis cayó en desgracia, y tuvo que ganarse la vida como costurera.


Nos encontramos con una niña Wallis que, desde pequeña conoce lo que significa la diferencia social, y la seguridad que aporta el dinero, ambas condiciones se convierten en su objetivo vital. Se hizo a sí misma una mujer dura, egocéntrica y muchos afirman que padeció anorexia. Su mas que conocida frase: "Una mujer no es nunca demasiado delgada, ni demasiado rica", nos dan luz sobre cuáles eran sus principios vitales.


La delgadez de su figura era algo que la caracterizaba, pues resaltaba, sobre todo, su rostro anguloso, en el que destacaban unos bellos ojos azules.
Su primera experiencia matrimonial, con un militar americano, la llevó a conocer la bisexualidad de éste; el que fuera su segundo marido, Ernest Simpson, se dedicaba al mundo de los negocios, que Wallis llevó a la ruina a base de sus mas que reiteradas peticiones de todo tipo de extravagancias y lujos. Mas, aún estando casada con éste su segundo marido, Wallis empezó a frecuentar la compañia del Duque de Windsor, algo que Ernest Simpson aceptó, como un nuevo y exquisito capricho de la que era, por el momento, su esposa.


En Eduardo, Wallis encontró a su alma gemela, ambos eran exquisitos, muy delgados, apenas comían, eso sí, el alcohol abundaba en su "dieta". Hasta entonces, Eduardo, Príncipe de Gales, frecuentaba todo tipo de fiestas, gustaba de trabajar "tejiendo tapetes de ganchillo" y un día tomaba una amante, para el siguiente abandonarla y acercarse a otra. 
El día que ambos se conocieron, Eduardo dirigió a Wallis la siguiente frase "¿No añora usted, como americana que vive en Londres, la calefacción de su país?". Wallis, que era ya una mas que experimentada mujer, le salió al paso, atacándole de la siguiente forma: "Me decepciona usted, señor. Todas las americanas que vienen a Inglaterra son preguntadas por lo mismo, yo esperaba algo mas original del Principe de Gales".


Eduardo quedó del todo seducido por la presencia de Wallis, desde el primer momento, y ello, teniendo en cuenta que aquél padecía ciertos problemas sexuales, a los que Wallis, mujer mas que experimentada en la materia, pudo, tal vez, dar solución...
El hecho cierto es que entre ambos surgió una complicidad tan íntima que vista desde una perspectiva distante, nos llama poderosamente la atención, por su rareza, pero ...a ellos, les funcionaba.



Entretanto, la etapa histórica en la que se desarrolla su historia de amor estuvo marcada por la miseria social, la gente, en su mayoría padecía hambre, mas para esta pareja, en su peculiar mundo, esa situación no tenía cabida. Tanto ella como él eran sumamente caprichosos, ostentosos, les gustaba derrochar, y baste señalar, para poner un ejemplo, que en su viaje de bodas, se llevaron, nada mas y nada menos que 266 maletas.




Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la pareja se marchó al exilio, concretamente, a las Bahamas, que era colonia británica, y en la que Eduardo fue nombrado Gobernador General, cargo en el que se mantuvo hasta que terminó la guerra y ambos se decidieron por regresar a Paris.
La finalización de esta segunda Gran Guerra llevó  la pobreza a muchísimas personas que lo habían perdido todo, mas para Eduardo y Wallis, la desgracía que conocía el pueblo no tenía ni importancia, ni lugar en sus vidas, pues en su mas que espléndida mansión  tenían 30 personas a su servicio, de los que 7 criados debían ir vestidos con la consiguiente librea. Como datos curiosos, y que nos reafirman en el carácter superficial de la pareja, imprimían todos los días, en francés, el menú de sus perros. Una cosa sí que es cierta, que el suyo propio no era para nada necesario, pues apenas comían. Y una extravagancia mas, Wallis solicitaba que le plancharan los billetes porque le gustaba oir como crujián.



Las fiestas eran habituales, fastuosas, en las que Wallis aprovechaba para mostrar a sus invitados las mas que fascinantes y valiosas joyas regalo de Eduardo. Un de esta joyas se hizo famosa y pasó a la historia: fue el broche pantera con un zafiro cabujón de 152 quilates, pieza única.



Sus extravagancias eran conocidas en toda la alta sociedad, ambos eran considerados "el colmo de la elegancia"y el propio Eduardo no escapó a la obsesión de Wallis por destacar en tal sentido. Basta recordar que fue Eduardo quien dio nombre al llamado "nudo Windsor" para las corbatas, amén de poner de moda entre los caballeros el uso del tartán escocés, al que se conocía como "Príncipe de Gales", y cuyo origen estaba en el Glen Urquhart plaid, el clan escocés de Los Urquhart, que su abuelo utilizaba cuando iba a cazar a Escocia. Otra moda de la que fue pionero la constituyó los zapatos denominados "Brogues", que tenían unos agujeritos en sus remates, y cuyo origen nos remiten a los campesinos que los usaban para facilitar su secado, después de sus labores en el campo, en zonas húmedas, amén del pantalón con vuelta hacia abajo y el uso popular de las chaquetas cruzadas.




Llegado el momento en que el Principe de Gales subió al trono con el nombre de Eduardo VIII, su mas que amada esposa tuvo la feliz idea de rebajar un 10% el sueldo de todos los empleados de palacio, y la crueldad de poner en la calle a los mas viejos y enfermos. 
Mas lo que llegó al colmo a la comunidad británica y al resto de los paises que rehuían la causa de Hitler, fue las mas que frecuentes actividades pronazis y profascistas de la pareja, pues en su mano estuvo el ayudar a la causa hitleriana, hasta el punto de pasar secretos de estado a los alemanes e italianos. Para probar estos hechos, les hicieron conocedores a ambos de unos secretos de Estado que eran ficticios, y fueron interceptados en el correo del Notario nazi Ribbentrop, amigo íntimo de Wallis.



Ante este situación tan compleja y que ponía en serio riesgo la política de Gran Bretaña frente a los demás paises europeos que luchaban contra la amenaza hitleriana, el Gobierno tomó la decisión de "invitar" a Eduardo VIII a abdicar, máxime cuando éste último insistió en que a las dos veces divorciada Wallis Simpson quería hacerla su esposa. Mas Wallis no quería ser esposa, quería seguir siendo su amante, bajo cuyas circunstancia obtenía muchas mas prebendas y tenía, por supuesto, menos obligaciones. En diciembre de 1936, el Gobierno obligó a Eduardo VIII a abandonar el trono.



La reacción de Wallis ante esta situación fue del todo incontrolable, pues, nuevamente, se vió postergada socialmente, repudiada, en este caso, por la sociedad británica. Y pese a todo ello, ambos continuaron con su apoyo a la causa nazi, intentando con todos los medios que tenían a su alcance para que ello ocurriese, sin importarles fotografiarse con el mismísimo Hitler en actitudes mas que amistosas.


Eduardo VIII pudo hacer  realidad su deseo de contraer matrimonio con Wallis el 3 de junio de 1937, en una ceremonia íntima a la que solo asistieron 16 personas, en el castillo francés de Cande, situado en la localidad de Touraine. A la boda no asistió miembro alguno de la Familia Real, siguiendo la voluntad del rey Jorge VIl, quién jamás perdonó a su hermano el haber escogido el amor de una divorciada americana a la lealtad a la corona. Tal rencor subsistió durante mucho tiempo hasta el punto que durante la coronación de Isabell II como reina, los Duques de Windsor no estuvieron invitados.


Para tal ocasión, Wallis se decidió por un diseño de corte elegante, del diseñador estadounidense Mainchover, confeccionado en crepé azul, con el cuello cerrado y fruncido en su parte delantera, bien entallado en la cintura, resaltando la esbeltez de aquélla. En su sortija de compromiso, dicen que fue grabada la renuncia al trono británico del Duque de Windsor.
Los primeros años del que fue su matrimonio los pasaron, evidentemente, en un total relax, que se beneficiaba de sus viajes por el extranjero, sin escatimar gasto alguno. Es mas eran recibidos por toda la alta sociedad que organizaba grandes fiestas, tanto en Cannes, como Saint Moritz, e incluso en Palm Beach, y como recuerdo de este maravilloso periodo de sus vidas ambos encargaron a Cartier una singular pitillera y una polvera de oro, con el mapa de Europa, en el que las ciudades visitadas estaban marcadas con piedras preciosas de colores, y que se unían entre sí a través de líneas de esmalte rojas y azules. 



La relación íntima entre los Duques de Windsor era de una especial singularidad, nunca tuvieron hijos, aunque tampoco dieron, especialmente Wallis, la impresión de tenerlos, eso sí, su existencia estuvo siempre salpicada de rumores de infidelidad,pues para ello contaban con un "amigo" común, un tal Jimmy Donahue, un millonario, excéntrico y homosexual, que jugaba el papel de "tercero" con la pareja, eso sí, para nada en discordia, sino con la complacencia de todos ellos.



Cuando el 28 de mayo de 1972, Eduardo falleció, Wallis dijo de él: Él era mi vida entera"; pero esta vida, entera o no, le sobrevivió quince años, que vivió en la mas absoluta soledad. 
La duquesa falleció el 24 de abril de 1986, y al funeral asistieron Isabel II, el príncipe Felipe, los príncipes de Gales, Carlos y Diana, y ello pese a la tensión que siempre hubo en la familia. Siguiendo instrucciones de Isabel II sus restos mortales descansan junto a su marido con una lápida en la que tan solo se lee "Wallis, duquesa de Windsor".



Fuera una historia de amor, de dependencia mutua, de afinidad en gustos y hábitos, e incluso de una "particular visión" de las relaciones sexuales, el hecho cierto es que los Duques de Windsor, Wallis y Eduardo permanecieron juntos toda su vida.
Es lo que tiene la historia, la que se escribe con historias que, en ocasiones, no son del dominio público, y que nos dan una imagen tergiversada de sus protagonistas.
Historias dentro de la Historia, son muchas y muy interesantes, desde el punto de vista de la curiosidad, y también porque marcaron rumbos mas que diferentes a esa a la Historia que se escribe con mayúsculas.



BUEN DÍA A TODOS

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes

Fuentes: Wikipedia.
Pasiones. Rosa Montero.
Hola.com