sábado, 10 de septiembre de 2016

ÉMILE ZOLA.- "POR UNA NOCHE DE AMOR"



Buen día.

La literatura es una de mis pasiones, a la que dedico gran parte de tiempo libre, y son muchos los escritores que se han convertido para mí en perfectos amantes.
Con independencia de la época en la que vivieron, de la temática de su obra, o de su ideología, ante mí se proyectan como creadores de una naturaleza extraordinaria.
Y entre ellos, uno francés, pues tengo preferencia por los escritores franceses del siglo XVIII y XIX, ÉMILE ZOLA.



Fundador del conocido movimiento naturalista, Émile Zola nació en París, el 2 de abril de 1840, siendo su progenitor de profesión ingeniero, y de origen italiano. Mas el fallecimiento temprano de éste hace que la familia sobreviva en la pobreza. 
Ello obliga al joven Émile a buscarse la vida trabajando en una editorial, y es gracias a esta coincidencia como Zola empieza a escribir sus poemas, relatos y diferentes historias.
Su aporte fundamental a la literatura es el estudio psicológico que lleva a cabo en cada uno de sus personajes, bajo la argumentación de que determinados comportamientos son consecuencia, bien de naturalezas de mala condición, bien de terribles circunstancias vividas en la infancia.


Obras suyas como Thérese Raquin, su serie de novelas bajo el título genérico de Les Rougon-Macquart, le llevaron a ser acusado de obsceno y duramente criticado por asociar la criminalidad y las patologías criminales con las clases sociales, precisamente, las que más sufrían las malas condiciones del medio.
Es así como estos estudios los encontramos en otras novelas como La taberna, o Nana, Germinal, La bestia Humana y El desastre.



Todas y cada una de estas magníficas historias fueron una exploración en el terreno patológico del comportamiento de sus personajes. 
Diferente carácter tiene la serie Las tres ciudades (que incluye Lourdes, Roma y París)
También su obra se decanta por la crítica literaria en La novela experimental y en una colección de ensayos bajo el titulo de Los novelistas naturalistas.



Mas un hecho que afectó a su vida personal, como fue su participación en el conocido como caso Dreyfus, consistente en una carta publicada por el diario parisino L´Aurore, bajo el nombre "J´accuse", nos ofrece el posicionamiento político de un escritor que ataca directamente al gobierno por perseguir a un oficial judío que estaba acusado de traición, Alfred Dreyfus.
Ello le valió que fuera desterrado a Inglaterra por plazo de un año.


Mas un triste accidente doméstico fue el que acabó con su vida, el 29 de septiembre de 1902, la intoxicación por monóxido de carbono provocado por una chimenea.

Sirva lo antes escrito para situar a Émile Zola en su época y para conocer de su carácter como escritor, amén de su capacidad para descifrar la personalidad y la condición humana.
Y es por ello que os aconsejo la lectura de un relato, pues éste, siendo mucho más corto que una novela, exige una especial atención en la estructura por parte de su autor, dándole la acción suficiente a los hechos que narra para que el espectador disfrute de principio a fin y consiga una lectura coherente que le resulte del todo satisfactoria.


Este relato obedece al título de POR UNA NOCHE DE AMOR, en la que son tres los protagonistas de esta historia de amor, si así la considera su autor, pero de un amor que lleva a la depravación y a la muerte.
El joven Julien representa al hombre inocente, corto de mente, pero lleno de puros sentimientos, cuya monótona vida no conoce para nada de la relación social, y un día se decide por empezar a tocar una pequeña flauta, para lo cual aprende de un viejo manual.
A los oídos de una joven de la burguesía Thérèse de Marsanne, que acaba de salir de un convento, terminados sus estudios, llega la melodía que cada noche Julien toca de forma tosca y simple. 
Y es precisamente, la irrupción de esta joven en la vida Julien como cambia totalmente su espíritu sosegado y todo en él se vuelve pasión, sobre todo, cuando descubre a la joven, de piel blanquísima, alta, delgada, con unos impresionantes ojos negros, y unos labios rojos que le llaman poderosamente la atención.
Así como en la descripción física de Julien, Zola hace especial mención en la vulgaridad de su constitución física, en la de Thérèse se esmera en todo lo contrario, más alude de forma expresa a la "negritud" sin piedad de los ojos de ésta y al rojo de sus labios, como preludio de oscuridad, sangre y muerte.
El tercer protagonista, Colombel, apenas aparece en escena, pero se convierte, al final del texto, en el nexo de unión entre Julien y Thérèse, cuando como consecuencia de un accidente, ésta mata a Colombel.
Previamente, Zola nos descubre la relación que durante la infancia mantuvieron Thérèse y Colombel, pues la madre de éste último fue el ama de cría de la primera, y los niños crecieron juntos. El comportamiento patológico de la entonces niña, abusando y castigando reiteradamente al pequeño, llevó a sus padres a internarla en el convento en el que sale cumplidos sus dieciocho años, y con la esperanza de que haya cambiado.
Pero la condición humana, y Zola nos advierte sobre ello en múltiples ocasiones, no cambia y Thérèse vuelve a ser la manipuladora y destructora de toda vida que le suponga un perjuicio o lo cause un problema.

Manet
Retrato de Émile Zola



El final del relato no os lo voy a contar, prefiero que lo leáis y que disfrutéis tanto como lo he hecho yo de este magnífico exponente de lo que un escritor es capaz de dar de sí mismo, y ello se hace aún más extraordinario en un sencillo relato.

Por la buena literatura. 



Blog incorporado al
Diccionario Hispano de las Artes

Fuentes: Wikipedia.
Émile Zola. Por una noche de amor 
(y otras historias). 



No hay comentarios:

Publicar un comentario