sábado, 8 de octubre de 2016

CLARA PEETERS: PIONERA DEL BODEGÓN.


CLARA PEETERS

Buen día.


Nos adelantamos a una próxima exposición en el Museo del Prado para hacer una visita, -me permito ser la guía-, la que nos muestra los más que singulares y bellísimos bodegones cuya autora fue una mujer, CLARA PEETERS, quien durante el siglo XVII destacó en ese aspecto tan exquisito de la pintura.






Esta exposición estará presente en el citado Museo, de nuestra capital, desde el próximo 25 de octubre hasta el 19 de febrero de 1917.

Clara Peeters fue una pionera en este tipo de pintura, en la que se explora la conocida como naturaleza muerta, más bien es cierto que su trabajo se vio perfeccionado con la introducción de diferentes elementos, hasta entonces no empleados.
Sobre Clara Peeters se conocen pocos datos que nos den luz sobre su biografía, entre ellos el lugar en el que nació, si bien se cree que lo fue en Amberes.
Si sus obras iniciales están datadas entre los años 1607-1608, teniendo en cuenta un cierto periodo de tiempo para el desarrollo del conocimiento de la pintura, se estima que pudo nacer entre 1588-1590.
Al día de hoy, están catalogados treinta y nueve cuadros firmados por esta artista, si bien existen algunas dudas sobre su verdadera autoría.
Nuestro Museo del Prado tiene entre sus fondos, cuatro de sus obras, tres datadas en 1611 y otra en fecha aproximada.





Es la suya una excelente muestra de la que es la etapa más fascinante de la pintura en Flandes y la que sería la futura Holanda. Circunstancias como el hecho de que la vida de la mujer se limitaba a el hogar, hacen que sean sobre todo esas naturalezas muertas, en las que se pueden apreciar alimentos, frutas, flores las que cultive Clara Peeters.



El Museo del Prado, en su afán por hacernos partícipes de todo tipo de manifestaciones artísticas, nos ofrece disfrutar de esta muestra que está comisariada por Alejandro Vergara, conservador de Pintura Flamenca. De esta forma con Clara Peeters no somos espectadores de diferentes objetos, sino que éstos nos llevan a interpretar toda una forma de vida, gustos y preferencias de la sociedad en la que le tocó vivir.





Y es que si nos detenemos en cada una de las obras de Clara Peeters, que destacan sobre todo por el virtuosismo de su realización, vemos en los elementos que integran el bodegón, el reflejo de diferentes objetos, y todo ello gracias a la forma en la que luz incide sobre ellos. Curiosa forma de mostrarnos un mundo totalmente diferente al que aparentemente resulta a primera vista.

Bien es cierto que esta forma de pintura es habitual en la pintura flamenca, y tiene como referente principal a Van Eyck. Tanto es así que cada obra de Clara Peeters se nos muestra como un singular e insuperable enigma, que nos invita a descubrir que hay más allá de lo que inicialmente se ve.





Abundar en el virtuosismo de la obra de Clara Peeters, en su especial tratamiento de las texturas, los metales y el efecto luz sobre ellos, las transparencias que encontramos en un cristal, el brillo de una deliciosa porcelana e incluso de unas sencillas conchas, la cuidada superficie que dibuja en cada uno de los alimentos, unas veces rugosa, otras del todo brillante, que nos lleva a acariciar todos y cada uno de los objetos que intervienen en un bodegón, y nos acercan a esa tan conseguida plasticidad.

Esa virtud que consigue Clara Peeters, la de la plasticidad de los elementos de sus bodegones, es quizá la mejor de sus cualidades, y la más apreciada por los críticos y los coleccionistas.


Sendos elementos que son novedosos en el tratamiento de los bodegones y que fueron incorporados por Peeters fueron los peces y la caza; no obstante, el triunfo de Clara Peeters podemos contemplarlo en las magníficas mesas, espléndidamente servidas de los más variados alimentos, a la vez que incorporaban diferentes objetos, sobre todo, de metal, cristal, cerámica.

Y un detalle curioso también abundan las golosinas, los caramelos y dulces.




Clara Peeters es un claro ejemplo del empeño y triunfo de la mujer por ser pionera en una disciplina artística: la pintura, que muchas otras mujeres, también artistas, desarrollaban en torno al retrato de escenas familiares. Mas Clara Peeters se especializó en los bodegones, en las naturalezas muertas. 

Sus obras están repletas de símbolos, de carácter moralizante o religioso. No obstante, el espectador necesita de la observación minuciosa para captar el mensaje oculto que como en toda pintura flamenca, también nuestra protagonista de hoy imprime a su obra.

Y no debemos obviar el hecho de que pintar objetos es como insuflarles una cierta vida, que escapa de los límites del tiempo y del espacio, que el ser humano conoce y donde desarrolla su existencia. En definitiva, es la prolongación de la vida humana y reconocer la importancia de todo lo que de pequeño nos aparece en nuestras vidas, y que, en definitiva, puede adquirir dimensiones asombrosas.



Disfrutad de esta exposición que el Museo del Prado, de Madrid, nos ofrece hasta el próximo 19 de febrero de 2017.

Apostando siempre por la cultura, es apostar y ganar la libertad de pensar y decidir.

BUEN DÍA A TODOS

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes

Fuentes: Museo del Prado.
Descubrir el ARTE.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias por su amable lectura. Espero siga disfrutando de los artículos de este blog que abarca, modestamente, el mundo de la cultura y el arte.

      Eliminar