sábado, 19 de noviembre de 2016

HERGÉ: LA ÚLTIMA APUESTA DEL GRAND PALAIS, DE PARÍS.




Buen día.

El título del artículo de hoy lo dice todo, nos vamos de visita a una exposición que desde el pasado 28 de septembre y hasta el 15 de enero de 2017, tenemos la ocasión de visitar y de paso, disfrutar con su contenido.




Una de las grandes retrospectivas de la temporada: HERGÉ, comisariada por Jérömee Neutres, director de estrategia y desarrollo de la Reunión de Museos Nacionales, y Sophie Tchang, conservadora del Museo Hergé nos ofrece la oportunidad de conocer en profundidad lo más destacado del arte de Hergé, un artista polifacético que siempre intentó profundizar en las distintas formas de inspiración dentro del arte. Sus principales intereses se centraron en las civilizaciones antiguas, así como los grandes maestros de la pintura, pues, inicialmente Georges Remi, su verdadero nombre, se dedicó a la pintura durante la década de los sesenta.




Y para ello le sirvieron de inspiración artistas que estaban considerados vanguardias como Warhol, Lucio Fontana, Dubuffet o Lichtenstein.
Para llevar a cabo su trabajo se nutre del cine, la fotografía e incluso la pintura. 
Más pese a que Hergé ha pasado a la historia como el creador de Tintín, el hecho cierto es que fue un gran amante del coleccionismo, y un más que notable creador.



Esta exposición nos hace partícipes de una faceta también un tanto desconocida de Hergé y es su carrera como diseñador gráfico dentro del mundo de la publicidad, de lo cual nos dan muestran los diferentes carteles publicitarios que nos hablan de su gran sentido creador.




No cabe la menor duda que Georges Rémi (1907-1983) está reconocido como uno de los mas singulares maestros de la cultura europea, amén de que viene a ser ejemplo de las más que diferentes contradicciones y difíciles circunstancias de las que el siglo XX es un  exponente. 
Hergé ha sido y sigue siendo motivo de adoración por parte de lectores de diferentes edades, todo ello como consecuencia de las aventuras del reportero Tintín. Más, sin perjuicio del éxito que conoció su obra, Hergé fue un hombre un tanto complejo, y atormentado, en un mundo que se nutría a base de todo tipo de controversias.



Si atendemos al número de ventas de sus álbumes vendidos en todo el mundo, podemos hablar de 250 millones, siendo traducido a 110 lenguas.

Tal vez en la mente de George Remi, no tanto en la de Hergé, latía la frustración de llegar a destacar como pintor, siendo consciente de sus limitaciones, admiraba la obra de Joan Miró y Paul Klee, -algunas obras suyas están expuestas-, toda vez que forman parte de la colección de George Remi.




Fue gracias a la historieta como Hergé alcanzó límites insospechados de popularidad, a la vez que nos muestran su talento artístico. 
Hoy en día son abundantes las subastas de las planchas con dibujos originales en tinta china, que alcanzan altas cotizaciones en las casas de subasta, así como sencillos dibujos o bocetos, hechos a base de carboncillo.
Todo lo referente a la historia de Hergé está recogido en un libro "Hergé por él mismo", del que es autor Dominique Maricq, y que es, a su vez, archivista de la Fundación Moulinsart, que lleva la custodia de los derechos de autor sobre toda la obra del dibujante.





Es del todo necesario llamar la atención sobre un hecho, las historietas de Tintín son, en cierta medida, un trabajo colectivo. Pues éstas alcanzan su punto de mayor nivel cuando Hergé contrata a un dibujante, Edgar P. Jacobs, un hombre un tanto curioso, con vocación de barítono. Y bien es de reconocer que cuando Edgar P. Jacobs empezó a trabajar con Hergé, las aventuras de Tintín perdieron un matiz de la estética Disney, y consiguieron que esas historietas mostraran ser de un total realismo.
No obstante Jacobs fue el primero de los colaboradores de Hergé, al que le siguieron Jacques van Melkebke y Bob de Moor.



Una de las facetas que no podemos obviar en la vida de Hergé fue su ideología política. Hergé era católico, nacionalista, y muy conservador. Es más nunca se manifestó contra la ocupación alemana. Tanto es así que después de finalizar la Segunda Guerra Mundial tuvo bastantes problemas debido a las depuraciones que se llevaron a cabo con nazis y simpatizantes.
Y precisamente, en su obra podemos ver reflejado su pensamiento, así el anticomunismo, en Tintín en el país de los Soviets, el colonialismo en Tintín en el Congo, el antisemitismo encarnado en el judío Blumenstein en La estrella misteriosa. Y es algo cierto que determinadas expresiones o pasajes fueron "suavizados" con el fin de evitar situaciones conflictivas.




Y a ello debemos de añadir la más que especial protección que la Fundación tiene sobre la obra de Hergé, a fin de evitar cualquier tipo de manipulación, en su afán porque prevalezca siempre la categoría de la obra sobre la controvertida personalidad de su autor.



En todo caso nos encontramos ante una más que genial retrospectiva, con la que podemos disfrutar de todo tipo de material y artículos relacionados con Hergé y su personaje TINTÍN, que le encumbró hasta una fama que no solo permanece sino que continúa sirviendo de diversión y coleccionismo para muchos de sus seguidores.



BUEN DÍA A TODOS

Blog incorporado al
Directorio Hispano de las Artes


Fuentes; Capital ARTE.
El Mundo. Cultural.
www.elperiódico.com







No hay comentarios:

Publicar un comentario