miércoles, 6 de septiembre de 2017

EDWARD HENRY POTTHAST.- EL PRODIGIO DE LA LUZ.

Edward Henry Potthast


Buen día.

Hoy tengo el gran placer y digo bien, placer de traer a este espacio a un pintor estadounidense, EDWARD HENRY POTTHAST, que se decantó por la técnica impresionista para dar vida en sus lienzos a escenas maravillosas en las que los protagonistas son, fundamentalmente, niños y jóvenes, y por supuesto, también nos ofreció imágenes de las gentes en su vida cotidiana, disfrutando de eso, de la vida, y todo ello en un ambiente relajado y feliz.





EDWARD HENRY POTTHAST nació el 10 de junio de 1857, en Cincinnati, y falleció el 9 de marzo de 1927, en Nueva York; su pintura la desarrolló, sobre todo, al aire libre, captando las escenas tan deliciosas como las que podéis contemplar, y que destacan  por sus influencias de Roberto Vennoh y del impresionista irlandés Rodecric O´Conor.




Su educación en el terreno artístico la recibió en la Escuela de Diseño de McMickin, en su propia ciudad, si bien, a continuación sus estudios le llevaron por distintas academias en Amberes, Munich y Paris sobre 1880, empezando por trabajar en obras en las que destacaba su delicioso colorido, a raíz de la temporada que pasó bajo las enseñanzas de Thomas Satterwhite Noble, a su vez alumno de Thomas Couture, en París.





También se formó en la Academia real en Munich, para regresar a Cincinnati en 1885 donde reanudó sus estudios con Noble. Un año después partió hacia Paris, siendo su maestro Fernand Cormon.
En 1895 regresó a Nueva York donde permaneció hasta su fallecimiento.





Edward Thomas Potthast es el autor de una obra Una muchacha británica, datada en 1889, y que presentada en la Exposición de París, fue todo un éxito de público y le llevó a conseguir una gran popularidad.
Amén de dedicarse a la pintura, Potthast también trabajó como litógrafo e ilustrador.
Gracias a que el Museo de Arte de Cincinnati le compró una de sus obras, Potthast se decidió por cultivar más la pintura y ello dio lugar a la serie de encantadoras pinturas que nos reflejan la vida de ocio en Central Park y en las playas de Nueva York y Nueva Inglaterra.



Su paleta se sirve de colores suaves, y destaca por los fuertes contrastes hasta decantarse por un estilo marcadamente impresionista.




Las personas, niños y jóvenes, la luz, fundamentalmente, natural, y una naturaleza del todo viva son protagonistas de sus cuadros que nos llaman la atención por aportarnos una pequeña dosis de vitalidad y alegría, y recordarnos que sólo en las pequeñas cosas de nuestra vida, de nuestra existencia es donde encontraremos esos momentos de felicidad.




Disfruten con las deliciosas obras de EDWARD HENRY POTTHAST.




Blog incorporado al 
Directorio Hispano de las Artes



Fuentes: Wikipedia.
www.mcnbiografias.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario