miércoles, 27 de agosto de 2014

SUZANNE VALADON: EL CIRCO DE LA VIDA.



Buenos días, mas que estimados amigos, hoy vamos a conocer, para los que no sabíais de su existencia, la de una mujer excepcional, una pintora francesa, que empezando por trabajar de recadera, modistilla, planchadora y lavandera, fue hasta "trapecista". Y todo ello no la privó, en absoluto, de una vida maravillosamente intensa, de la que supo sacar el máximo partido de todos aquellos que se le acercaron, llegando a convertirse en pintora, de reconocida calidad: su nombre Marie-Clémentine Valadon, si bien, para el mundo del arte, es conocida como SUZANNE VALADON.

Retrato de Suzanne

Suzanne Valadon nació el 23 de septembre de 1865, en Bessines-sur-Gartempe (Haute-Vienne), y falleció el 7 de abril de 1938, en Paris.
Su madre era una costurera o lavandera, viuda, si bien, su hija daba ciento y una versiones de la persona que fue su padre, desde que era hija de un señor que estaba encarcelado víctima de sus ideas políticas, hasta un castellano muy rico. Si bien lo único cierto es que su madre Madelaine, nunca supo decir quien, entre distintos amantes, la hizo madre.
Con tan solo quince años, Suzanne que trabajaba como camarera en el llamado "Cabaret de los Asesinos", mas tarde conocido como "Lapin Agile", uno de los habituales del lugar le ofreció trabajar como acróbata en el circo, a la vista de la buena "constitución" de la chica. El circo era el "Cirque Molier", instalado en la Plaza Pigalle, y donde nuestra chica actuó por primera vez. Posteriormente, se decidió por hacer de amazona, para terminar como trapecista, pero una caída, de la que salió viva de milagro, hizo que se decidiera por cambiar su trayectoria vital.


Repuesta definitivamente de su experiencia circense, y dada la belleza de la que era portadora, un día en el "Lapin Agile", al que solía acudir "vestida con un maillot rosa y su falda de oropel", para llamar la atención sobre su presencia de los habituales, le presentaron al pintor Puvis de Chavannes, para el cual aceptó posar como modelo. Al tiempo que su cuerpo servía de inspiración, Suzanne aprendía las técnicas de pintura, e intentaba encontrar su propio estilo. Fue modelo para Renoir, para Degas, y sobre todo para Toulouse Lautrec. Cierto es que con Puvis de Chavannes mantuvo una relación que fue mas allá de la del maestro y la modelo. Era asidua de todos aquellos bares de "mala reputación" de Montmartre, precisamente, donde solía acudir la burguesía parisina. Toulouse-Lautrec hizo de ella un retrato delicioso: La Buveuse (La Bebedora).

Retrato de Suzanne La Buveuse

Mas por entonces no era todavía conocida por el nombre de Suzanne, sino como "la bellísima Marie" o "la terrible Marie". Para Puvis de Chavannes posó para todos sus personajes de su "Bosque Sagrado amado por las Artes y las Musas", datado en 1884.

"Bosque sagrado....."

Suzanne llegó también a conocer a Degas, como consecuencia de la relación de amistad de éste con el escultor Bartholomé, para el que Suzanne había posado. Fue precisamente Degas quien vio por vez primera los trabajos de ésta, animándola a seguir pintando, es mas le compró uno de sus dibujos a sanguina que colocó en su casa. Desconocemos hasta que punto la relación Valadon-Degas fue mas allá de la amistad, pues este último solía enviarle notas mas que afectuosas. Consecuencia de esta estrecha relación fue la influencia de Degás sobre la obra pictórica de Valadon.

Retrato realizado por Suzanne Valadon

Suzanne Valadon trabajaba también como modelo para Renoir, si bien la relación con el mismo fue estrictamente laboral. Entre las obras de Renoir de la que Valadon es protagonista podemos destacar "Baile en Bougival", datada en 1883; este rostro y figura de mujer será utilizado por el maestro Renoir en muchas de sus obras.

Baile en Bougival

Suzanne Valadon, por Renoir

Su vida personal conoció de un hecho trascendental: el nacimiento de un hijo,el 26 de diciembre de 1883, de padre desconocido,  que años mas tarde sería conocido como Maurice Utrillo, pues fue precisamente, un periodista español, Miguel Utrillo y Molins, antiguo admirador de Suzanne quien, por "compasión", quiso darle un apellido al pequeño, por lo que el 27 de febrero de 1891 en la alcaldía del distrito noveno de Paris firmó en el registro el reconocimiento de la paternidad del chico, siendo testigos un empleado y un camarero que pasaban por allí casualmente. Sin embargo, con el tiempo las relaciones entre madre e hijo fueron mas que tormentosas.
Mas sigamos, con la vida de Suzanne, que se desentiende de su pequeño y lo deja al cuidado de su madre, para trasladarse a vivir al numero 7 de la Rue Tourlaque, un edificio compartido por numerosos artistas, entre otros, Federico Zandomenegui y Françoise Gauzzi, éste último amigo íntimo de Lautrec, al que tuvo la suerte de conocer; Lautrec conoció a la verdadera "la terrible Marie", como el la llamaba, mujer independiente, libertina y bebedora empedernida. Compañera inseparable de sus diversiones nocturnas por las tabernas de Montmartre.

La Lavandera, por Toulouse-Lautrec

Las juergas y las situaciones mas violentes y exacerbadas tenían como escenario el estudio de Lautrec. Un día hizo su aparición un hombre quien después de extender sobre el suelo una tela y esperar a que alguien hiciera algún comentario, permaneció en silencio, mirando a todo el mundo. Nadie se dirigió a él. Era sencillamente Vincent Van Gogh.
Valadon se convirtió en amante de Lautrec, y durante dos años vivieron días de tempestuosa relación, en los que el alcohol era un habitual que hacía cada vez mas dificil la convivencia, la cual se rompió en 1888, cuando Lautrec la dejó para siempre.
Mas la vida seguía para Suzanne Valadon, y sobre todo, su vida sentimental, pues entre 1890 y 1891, mantuvo una relación amorosa con Miguel Utrillo, compañero que fue de Ramón Casas y de Santiago Rusiñol, en Montmartre para los que también posó. Para Santiago Rusiñol posó como modelo para el cuadro titulado "La risueña".

La risueña, de Santiago Rusiñol


Suzanne Valadon no conocía la tranquilidad de una vida dedicada por entero a su pasión, que era la pintura, pues otra pasión, la de las relaciones sentimentales marcaron profundamente su existencia. Así entre enero y junio de 1893 fue amante de Erik Satie. Posteriormente, convivió durante catorce años con el banquero Paul Moussis, al que abandonará para unirse a otro pintor, un joven amigo de su hijo, André Utter, que era veintiún años mas joven que ella; mas dicha relación terminó como empezó, abandonada Suzanne después de que ambos llegaran a realizar varias exposiciones juntos.

Valadon con su hijo Maurice

La vida sentimental de Suzanne Valadon que estuvo llena de aventuras amorosas, hizo verdaderamente díficil conocer quien fue el verdadero padre de su hijo Maurice, pues aunque fue reconocido por Miguel Utrillo, muchos no descartaron que el verdadero padre del joven fuera Puvis de Chavannes, e incluso, un tal Boissy, al que había conocido en un cabaret donde actuaba. Parece ser que la propia Suzanne Valadon confesó a una amiga suya, la galerista Berthe Weill, que efectivamente, Miguel Utrillo era el padre del niño.

Valadon, por Miguel Utrillo

Mas hasta el momento tan solo hemos hablado de la vida sentimental y azarosa que tuvo nuestra protagonista, el conocimiento de artistas de la mas diversa personalidad y obra, pero no hemos dicho nada de la propia obra pictórica de Suzanne Valadon, a la que incentivó Renoir, como ya he mencionado.
El hecho cierto es que Suzanne Valadon procuró siempre ocultar su vocación pictórica a todos y cada uno de sus amigos/amantes que la vida le dió la ocasión de conocer, quizás por miedo a que no valoraran su obra, o quizás, sencillamente, por temor, a superarles; no es el caso, evidentemente. 
Pero, por fin y gracias a la insistencia de sus amigos y protectores se decidió por hacer pública su obra, y fue a partir de ese momento cuando Marie-Clementine desapareció para siempre, y fue el propio Toulouse-Lautrec el que le dió el nombre de SUZANNE, SUZANNE VALADON. 

Adan y Eva

 La echadora de cartas

Los dos gatos

Naturaleza muerta

Suzanne Valadon trabajó durante mas de trece años en sus óleos hasta que que fueran exhibidos públicamente. Su primera exposición universal la llevó a cabo en 1915 y obtuvo un total éxito, tanto por parte de la crítica como del público. Su obra es muy variada, pues abarca desde el retrato, hasta los paisajes y desnudos, y todo ello lleno de vibrantes colores, por lo que puede ser encuadrada dentro del movimiento postimpresionista/fauvista.

Retrato, por Valadon

Suzanne Valadon falleció en 1938, siendo su funeral una auténtica manifestación del respeto y admiración de los artístas de todo París. Su cuerpo reposa para siempre en el cementerío de St. Queen Seine-St.Denis de Paris.

El bellísimo cuerpo desnudo de Suzanne Valadon
(Tal y como la vieron muchos grandes de la pintura y algunos otros...)

BUEN DIA A TODOS

4 comentarios:

  1. Menuda sorpresa y menudo ser humano más excepcional!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias para mí ha sido también una sorpresa descubrir la vida tan extraordinaria de esta gran mujer

      Eliminar
  2. ¡Excelente entrada! ¡Superinteresante! Sin duda, debió de ser de esas mujeres que enamoran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que sí, solo el ARTE atrae al ARTE¡

      Eliminar